Llega el momento de decir adiós al pañal y nos invaden un montón de dudas sobre cómo ayudar a nuestro pequeñ@ en esta etapa.

Y la primera regla que tenemos que tener clara es

“Cada niño es diferente y hay que esperar a que el niño esté preparado, pues el control de esfínteres tiene que ver con el proceso madurativo de cada niño y niña, y hay que tener en cuenta que nada tiene que ver con la prisa o la necesidad de los adultos.»

Escuela Infantil Santa Mónica.

No todos los niños dejan el pañal a la vez. Es cierto que los expertos dicen que un niño está preparado fisiológicamente alrededor de los 2 años para controlar los esfínteres, pero esa es la teoría en la práctica no siempre es así.

¿Y cómo podemos Saber que es un buen momento para decir adiós pañal?

Como en todo lo demás los niños nos darán la clave para saberlo, aquí os dejamos una serie de indicativos que pueden reflejar que el pequeñ@ esta list@:

  1. Muestra interés cuando tú vas al baño e incluso te imita.
  2. A veces pide ir al baño o intenta bajarse la ropa e incluso quitarse el pañal
  3. Es autonom@ en otros aspectos de su vida: vestirse y desvestirse, comer solo, ayudar a poner la mesa…
  4. Cuando juega con muñecos o a papas y mamas incluye esta acción.
  5. Reconoce cuando tiene caca o pis en el pañal. Y lo verbaliza.
  6. Le gustan los cuentos que hablan sobre el tema.
Trabajando el Control de Esfínteres.

¿Cómo podemos ayudarle antes de empezar con el proceso de quitar el pañal?

Antes de empezar con la retirada del pañal es importante que también sea un buen momento para los padres. Elegir un fin de semana en el que realmente podamos dedicarle todo nuestro tiempo en ayudar a nuestro peque en este proceso. 

Evitaremos que sea un fin de semana en el que tengamos eventos o viajes programados. Y es verdad que el mejor momento es cuando hace buen tiempo, ya que evitaremos que los niños cojan frio y la ropa es más fácil de quitar para ellos. pero no siempre el niño esta preparado en esa época.

Aquí también hay una serie de cosas que les puede ayudar a interiorizar este proceso.

  1. En cada cambio de pañal deberemos de verbalizar lo que hay en el pañal y dejar que lo vean.
  2. Que ellos mismos se encarguen de llevarlo a la basura.
  3. Enseñarles a subirse y bajarse la ropa, es importante ponerles ropa cómoda para este fin, evitando botones y cremalleras, así como los petos o demasiadas capas.
  4. En casa, utilizar pañales de aprendizaje, que son fáciles de subir y bajar para el niño.
  5. Animarle a que te ayude a vaciar el orinal, a tirar de la cadena, a limpiarse…
  6. Importantísimo: felicítale cuando lo haga bien y evitar reñirle cuando lo hace mal, pero recordándole que el pis y la caca se hacen en el orinal o en el váter.
  7. Al principio es un pis muy controlado y los adultos tenemos que ayudarles recordándoles de vez en cuando lo de ir al baño. ¿quieres hacer pis o caca? ¿vamos un momento al baño y luego sigues jugando?
  8. Acompañar siempre al niño al baño, para que si necesita ayuda le podamos ayudar.

Control diurno y control nocturno de esfínteres

Como en todo proceso fisiológico el control de esfínteres también tiene sus diferentes etapas.

Un niño antes de andar pasa por diferentes etapas: primero sostener la cabeza, luego el arrastre, después el gateo y por ultimo andar ¿no? Pies en el control de esfínteres pasa lo mismo.

Primero controlaran el pis y luego la caca durante el día y cuando ya lo tengan adquirido controlaran el pis y la caca por la noche.

Nosotras siempre decimos que cuando lleven, más o menos, 20 días consecutivos levantándose secos, ya se supone que tiene un control nocturno de los esfínteres.

 El que lo tengan controlado, no significa que todavía se produzca algún escape de vez en cuando, tanto por el día como por la noche,

Así que, durante un tiempo, tendremos que ir preparados con una mochila con ropa de cambio por si hubiera algún accidente.

Lo más importante de todo:

Si decidimos que es el momento de quitar el pañal no es recomendable volver a ponérselo cuando las cosas parezcan complicadas, no nos frustramos y así evitaremos que el niño también se frustre.

Ser pacientes

Felicitarles cuando lo hagan bien. Veros contentos es su mayor satisfacción.

No os preocupéis, si al principio tienen varios escapes.

Habrá días mejores y días peores.

Respetar el proceso de cada niño

Tener siempre a mano ropa para cambiarles.

Cuando haya algún escape que os ayuden a limpiarlo y en el proceso de cambiarles de ropa.

Y como con todo: siempre con mucho respeto y cariño.

Esperamos que os ayude este post para ayudar a vuestros peques a decir ¡ADIÓS PAÑAL!

Os pondremos otro post con cuentos que les pueden ayudar en este proceso.

Si tenéis cualquier duda, escribirnos e intentaremos ayudaros.

¡Mucho ánimo y paciencia! Ya nos contareis que tal.

Deja tu comentario